Espolón de Calcáneo

Definición

  • Espolón de Calcáneo
  • Espolón de Calcáneo
  • Espolón de Calcáneo
  • Espolón de Calcáneo
  • Espolón de Calcáneo

El espolón de calcáneo es una prominencia ósea que se produce en el talón, justo en la curvatura ascendente y anterior al punto de apoyo del hueso calcáneo. Su nombre procede etimológicamente de la palabra espuela, con la que se relaciona tanto por su situación como por su forma.

El espolón duele y priva del apoyo normal del talón. Se rodea de una bolsa inflamatoria que también es dolorosa.

Causas

El espolón se produce como consecuencia de la tensión que sufre la fibra subcutánea que está situada bajo el pie, como la aponeurosis plantar, a causa de determinados movimientos, en particular en personas con sobrepeso o que tienen los pies muy arqueados o realizan ejercicios violentos.

Tratamiento

1.- Conservador: Disminución del peso corporal, uso de taloneras, medicación antiinflamatoria.

2.- Quirúrgico: Hasta hace pocos años solo disponíamos de la cirugía abierta convencional que obligaba a tocar los tejidos adyacentes situados en la zona de apoyo del talón, por lo que la recuperación de la marcha del paciente era larga y molesta. Hoy día con la técnica de mínima incisión o percutánea no tocamos los tejidos de apoyo por lo que la recuperación de la marcha es inmediata y con pocas molestias.

Técnica abierta: Requiere una incisión de unos 6 cm. Se actúa sobre los tejidos blandos desinsectando la aponeurosis y se actúa sobre el hueso resecando el espolón (técnica de Du Vries, 1957). Se practican unas perforaciones en el calcáneo (técnica de Hassan, 1974).

Técnica percutánea: Bajo anestesia local, se practica la resección o eliminación del espolón con una mínima incisión de dos o tres milímetros, tanto en la piel como en los tejidos interiores hasta llegar a la prominencia ósea. Se practica la resección, según la técnica de Du Vries, y por medio de las fresas utilizadas en la resección, se fragmenta y remueve la prominencia ósea que sale en forma de masa ósea. Se cierra la piel con un punto de sutura. Se coloca un pequeño apósito. Se permite la deambulación de inmediato.

Ninguna intervención quirúrgica está exenta de riesgos, ya sean derivados de la anestesia local, ya sean específicos del tipo de intervención practicado, ya sean los propios de cada paciente.

Anterior Siguiente